Economía

Inflación sin precedentes en Estados Unidos: alcanzó el 8,5% anual en marzo

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en los Estados Unidos registró una tasa interanual del 8,5% en marzo, seis décimas más que en febrero y en niveles máximos en 40 años, anunció la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) dependiente del Departamento del Trabajo.

La cifra interanual, sin precedentes desde diciembre de 1981 durante la presidencia de Ronald Reagan, genera una mayor presión para que la Reserva Federal estadounidense (FED) aumente aún más sus tasas de interés de referencia, que ya fueron incrementadas 0,25% durante el mes pasado.

Además del dato anual -que fue una décima superior a la prevista por los mercados- en marzo también se registró un fuerte incremento en la comparación mensual que fue del 1,2% (la mayor cifra desde 2005) frente al 0,8% de febrero.

Se trata del primer dato que tiene en cuenta los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania, que generó un fuerte impacto en el valor de las commodities de todo el mundo, especialmente en los alimentos y la energ..

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) en los Estados Unidos registró una tasa interanual del 8,5% en marzo, seis décimas más que en febrero y en niveles máximos en 40 años, anunció la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS) dependiente del Departamento del Trabajo.

La cifra interanual, sin precedentes desde diciembre de 1981 durante la presidencia de Ronald Reagan, genera una mayor presión para que la Reserva Federal estadounidense (FED) aumente aún más sus tasas de interés de referencia, que ya fueron incrementadas 0,25% durante el mes pasado.

Además del dato anual -que fue una décima superior a la prevista por los mercados- en marzo también se registró un fuerte incremento en la comparación mensual que fue del 1,2% (la mayor cifra desde 2005) frente al 0,8% de febrero.

Se trata del primer dato que tiene en cuenta los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania, que generó un fuerte impacto en el valor de las commodities de todo el mundo, especialmente en los alimentos y la energía.

Las subas se concentraron en el valor de la gasolina que representó la mitad del incremento mensual, según la agencia de noticias Bloomberg.

De acuerdo con diversos economistas, marzo representó un pico en el índice inflacionario, el cual se espera que comience a moderarse en los próximos meses.

No obstante, existen dudas de que el índice regrese -en el corto plazo- a la meta tradicional de la FED del 2% anual.

Es tal la incidencia de las subas en los commodities de los alimentos y la gasolina que si se tiene en cuenta únicamente la inflación subyacente -que excluye a ambos componentes-, la misma marcó un 6,5% anual (sólo una décima más que en febrero aunque, aún a niveles récord desde agosto de 1982) y 0,3% mensual, cifras, en ambos casos, menores a las esperadas.

Respecto del valor de la energía, la misma registró un avance del 32% anual (11% mensual) con los precios de la nafta repuntando un 48% (18,3% mensual).

El Gobierno de Joe Biden -cuestionado por diversos sectores por las subas en los precios- dispuso el mes pasado la mayor liberación de reservas estratégicas de petróleo de la historia del país para intentar calmar los precios, que actualmente rozan los US$ 4 el galón -equivalente a 3,8 litros-.

En ese sentido, se espera un alivio para el próximo dato de abril ya que, en las ultimas semanas, los valores registraron un caída gracias a la menor demanda global de combustible por los confinamientos en China.

En cuanto a los alimentos, estos registraron una suba de 1% mensual, acumulando un 8,8% anual, con los mayores incrementos en el arroz, carne, frutas cítricas y vegetales que anotaron alzas de más del 2% mensual.

Por su parte, los servicios tuvieron grandes alzas, con una suba de 5,1% anual, la mayor desde 1991, con significativos avances en los pasajes de avión y el alojamiento (que incluye tanto los alquileres como hoteles), que subieron 10,7% y 0,5% mensual.

Otras subas se registraron en las prendas de vestir y servicios de transporte.

Un punto positivo lo marcaron los vehículos usados -que en meses anteriores motorizaron la inflación- cuyos precios descendieron 3,8% en marzo.

De esta forma, se espera que la FED prosiga con sus planes para continuar con una suba de medio punto porcentual de las tasas en su próxima reunión de mayo (ubicándola en un rango de entre 0,75% y 1%), con la posibilidad de otro incremento del mismo nivel para los siguientes encuentros.

Además, algunos gobernadores de la entidad anunciaron que la FED comenzará a reducir su hoja de balances, que actualmente alcanza los US$ 8,9 billones.

Sin embargo, la entidad se encuentra en una encrucijada, ya que si endurece demasiado su política monetaria, podría calmar el dato inflacionario pero, al mismo tiempo, provocar una recesión en la economía.

Del mismo modo, una contracción se podría ver motivada si los salarios quedan por detrás de los precios generando una caída en el consumo, lo cual ya está aconteciendo, con una caída del 0,8% mensual en el poder de compra durante marzo.

En la comparación anual, los salarios aumentaron 5,6% frente al 8,5% del índice inflacionario.

0 3 minutos leídos

Dejar un comentario