Ciudad Santa Fé

A dos meses del femicidio de Cecilia Burgadt, su hija no quiere que quede “como un caso más”

María Cecilia Burgadt, enfermera del hospital Cullen, salió de trabajar el viernes 13 de septiembre y no volvió a aparecer. A 60 días del femicidio, su hija se muestra entera y quiere justicia.

Sol Arbizu, la hija mayor de la enfermera asesinada hace dos meses, sostuvo en una entrevista en La Mañana Menos Pensada que “es una lucha constante levantarnos y hacer el día a día, es terrible empezar el día sin ella. En la casa quedamos viviendo con mi hermana de 17 años y mi abuela de 96 años, la familia va a quedar cada vez mas chicas“.

Tras el asesinato de su madre, Sol quedó en su lugar, “tenes que seguir viviendo. No tuve tiempo de hacer el duelo, tengo que hacer trámites, salir a trabajar para poder comer y si me caigo ahora no se que puede pasar”, dijo con una entereza envidiable para el momento que vive.

El momento que le caiga la ficha de todo lo que está viviendo, piensa, “quizá sea cuando a él (a quien mató a su madre) le den la condena pueda descansar un poco, mientras tanto tengo que salir para que esto no quede como un caso más. Tengo fe en la Justicia y ansiedad para que lo condenen“.

Sobre su relación con el asesino de Cecilia, sostiene que quiere “que se escrache su cara por todos lados y todos vayan al juicio. Yo no oculto nada por más que después tenga consecuencias”. Y sumó que, sin poder dar muchos detalles de la causa para no entorpecer el proceso, “él estaba obsesionado con ella“. En audiencias previas al jucio, Sol tuvo la posibilidad de estar frente al femicida. Recordó en Radio EME que “fue en una audiencia de 6 horas y no me pudo sostener la mirada“.

Sin ayuda ni fecha de juicio

Un dato es desolador, Sol confirmó que aún no recibieron ayuda del Estado “porque los psicólogos no pueden ir hasta nuestra casa en Rincón. Es importante que tengamos ayuda porque mi abuela es mayor y quiere estar fuerte con nosotras, si ella cae, caemos nosotras”, reflexionó al aire.

Además confesó que su abogado todavía no le puede confirmar la fecha de inicio del juicio, “el proceso de la Justicia tiene tiempos diferentes al de las víctimas”, sentenció.

Fuente: Agenciafe.-


Sol Arbizu, la hija mayor de la enfermera asesinada hace dos meses, sostuvo que “es una lucha constante levantarnos y hacer el día a día, es terrible empezar el día sin ella. En la casa quedamos viviendo con mi hermana de 17 años y mi abuela de 96 años, la familia va a quedar cada vez mas chicas“.

A dos meses del femicidio de Cecilia Burgadt, su hija no quiere que quede “como un caso más”

5 min atrás
Ciudad Santa Fé
2 Visualizaciones

María Cecilia Burgadt, enfermera del hospital Cullen, salió de trabajar el viernes 13 de septiembre y no volvió a aparecer. A 60 días del femicidio, su hija se muestra entera y quiere justicia.

Sol Arbizu, la hija mayor de la enfermera asesinada hace dos meses, sostuvo en una entrevista en La Mañana Menos Pensada que “es una lucha constante levantarnos y hacer el día a día, es terrible empezar el día sin ella. En la casa quedamos viviendo con mi hermana de 17 años y mi abuela de 96 años, la familia va a quedar cada vez mas chicas“.

Tras el asesinato de su madre, Sol quedó en su lugar, “tenes que seguir viviendo. No tuve tiempo de hacer el duelo, tengo que hacer trámites, salir a trabajar para poder comer y si me caigo ahora no se que puede pasar”, dijo con una entereza envidiable para el momento que vive.

El momento que le caiga la ficha de todo lo que está viviendo, piensa, “quizá sea cuando a él (a quien mató a su madre) le den la condena pueda descansar un poco, mientras tanto tengo que salir para que esto no quede como un caso más. Tengo fe en la Justicia y ansiedad para que lo condenen“.

Sobre su relación con el asesino de Cecilia, sostiene que quiere “que se escrache su cara por todos lados y todos vayan al juicio. Yo no oculto nada por más que después tenga consecuencias”. Y sumó que, sin poder dar muchos detalles de la causa para no entorpecer el proceso, “él estaba obsesionado con ella“. En audiencias previas al jucio, Sol tuvo la posibilidad de estar frente al femicida. Recordó en Radio EME que “fue en una audiencia de 6 horas y no me pudo sostener la mirada“.

Sin ayuda ni fecha de juicio

Un dato es desolador, Sol confirmó que aún no recibieron ayuda del Estado “porque los psicólogos no pueden ir hasta nuestra casa en Rincón. Es importante que tengamos ayuda porque mi abuela es mayor y quiere estar fuerte con nosotras, si ella cae, caemos nosotras”, reflexionó al aire.

Además confesó que su abogado todavía no le puede confirmar la fecha de inicio del juicio, “el proceso de la Justicia tiene tiempos diferentes al de las víctimas”, sentenció.

Fuente: Agenciafe.-

Chequea también



COMUNICADO DE PRENSA RICARDO OLIVERA: “ESPERAMOS QUE LIFSCHITZ REFLEXIONE”

En declaraciones que hizo a la prensa sobre la transición , el presidente del Partido …

Dejar un comentario